lunes, 3 de diciembre de 2012

Mejillones tigre



INGREDIENTES

Relleno:
- 1 pimiento verde
- 2 dientes de ajo
- 2 cebollas
- 4 cucharadas soperas de tomate frito
- 1 kilo de mejillones grandes
- 1/4 cucharadita de cayena molida
- aceite de oliva virgen
- sal

Bechamel:
- 60 gramos de harina
- 60 gramos de mantequilla
- aceite de oliva
- medio litro de leche
- caldo de cocer los mejillones
- sal y pimienta

Rebozado:
- huevo
- pan rallado
- aceite


PREPARACIÓN

Limpiamos bien los mejillones e intentamos eliminar todas las lapas, restos de algas de las cáscaras y las "barbas" del mejillón. Cogemos una cazuela y le echamos dos dedos de agua. A continuación echamos los mejillones, lo ponemos a fuego medio y tapamos la cazuela. Dejamos cocer hasta que se abran los moluscos, pasarán unos 10 minutos más o menos. 
Cuando se hayan enfriado los mejillones, vamos separando los mejillones de las cáscaras y reservamos alguna para el relleno. Hay que tener en cuenta que los mejillones que  no se hayan abierto hay que desecharlos y no comerlos bajo ningún concepto.

Ahora vamos a realizar el relleno, para ello separamos la carne, la picamos y reservamos. Colamos un poco de caldo de la cocción y reservamos en un vaso. Picamos finamente las dos cebollas, los dientes de ajo y el pimiento verde y las ponemos a pochar en una sartén con una par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando la verdura esté lista añadimos el tomate frito, la cayena y la carne de los mejillones; salpimentamos y dejamos al fuego 2 minutos, retiramos y reservamos.

Para hacer la bechamel ponemos la mantequilla a fundir en un cazo junto con un chorrito de aceite. Cuando se derrita añadimos la harina y removemos durante un par de minutos. Vamos agregando la leche (si está caliente mejor) poco a poco y sin dejar de remover. Una vez esté bien ligado todo echaremos un poco de agua de la cocción sin dejar de dar vueltas.
Añadimos el relleno preparado anteriormente y mezclamos bien hasta obtener una textura consistente. Rellenamos las cáscaras de los mejillones y dejamos enfriar (si se deja de un día para otro, mucho mejor).

Batimos los huevos, pasamos los mejillones por ellos, a continuación los rebozamos en pan rallado, volvemos a pasarlo por el huevo y de nuevo por el pan. Freímos en abundante aceite caliente a fuego medio hasta que se doren.




Elaborada por: Vanesa Álvarez y chef  invitado Luisma